Ir al contenido

The Hollow Men - Infinity: Nomads Pack

$ 975.00
SKU CVB-280597-0733

Una incorporación vital para reforzar nuestro Starter Pack del Ejército Sectorial del Mando Jurisdiccional de Tunguska


Caja con

  • 1x Hollow Men (Missile Launcher)

  • 1x Hollow Men (Spitfire)

  • 1x Hollow Men (Specialist Operative) (Boarding Shotgun)

  • 1x Hollow Men (Combi Rifle)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


Trasfondo

Los Hombres Huecos: cascarones vacíos controlados por los frutos bastardos de la ciencia extrema financiada con el dinero negro de Tunguska. No hay justificación moral para los Hombres Huecos, pero estos engendros responden a una necesidad verdadera y acuciante de la realidad de Tunguska. ¿Cómo puedes evitar la corrupción en tus fuerzas de seguridad en un entorno dominado por mafias que han hecho de la corrupción una forma de vida? Dragnet necesitaba un cuerpo de asalto de plena confianza, que no pudiera verse infectado por los insidiosos tentáculos de cualquiera de las familias mafiosas de Tunguska. Una unidad cuyos miembros estuvieran constantemente monitorizados, de modo que no pudiera haber desviación alguna en sus lealtades. Pero ¿cómo lograr un control total de la vida de una persona? La respuesta la proporcionó uno de los Laboratorios Negros de Praxis: mediante inmersión VR total. Era preciso crear un entorno de realidad virtual completo, que sería fácilmente monitorizado por las sub-IAs cazadoras de Dragnet. Un entorno simulado conocido como Limbo, idílico y perfecto, pero también maleable y que permite experiencias imposibles en el mundo real. En Limbo, los integrantes de esta unidad viven vidas plenas, interactuando con otros en espacios comunes, o prácticamente aislados en sus mundos solipsistas, conectándose con la auténtica y sucia realidad sólo durante el período de servicio a través de los cuerpos androides tácticos conocidos como Hombres Huecos. Y de este modo, los voluntarios renuncian por completo al mundo real y a sus propios cuerpos.

Sometidos a cirugía radical, de ellos sólo queda un cerebro depositado en un cilindro de soporte vital y conectado con el simulador VR. Para ellos, la única manera de volver al mundo real que a través de sus cuerpos tácticos en operaciones que, para ellos, no dejan de ser un juego de VR de combate. Pero el horror moral de esta unidad no son los voluntarios, sino los “reclutados”. El Laboratorio Negro que puso en marcha esta iniciativa, hizo algo más que simplemente desarrollar la tecnología. Rastreó hospitales en todas las naves Nómadas en busca de mujeres embarazadas cuyos fetos sufrieran malformaciones severas por efecto de la radiación cósmica, y los compraron antes de que se sometieran al aborto establecido por los protocolos médicos del espacio que aplican los nómadas. Los cerebros de estos nonatos serían incubados y conectados a una sección especial del Limbo conocida como La Guardería, donde los someterían a técnicas de hiperestimulación para lograr un desarrollo más rápido, “creciendo” en un entorno simulado. Una vez alcanzada cierta madurez, estos jóvenes que nunca han tenido un cuerpo real, ni la posibilidad de decidir al respecto, abandonan La Guardería accediendo ya al Limbo y entrando a formar parte de esta unidad. Los reclutados son los Hombres Huecos más valorados por su lealtad tanto a su unidad como a su forma de vida, un rasgo probablemente relacionado con la educación y formación intensiva han recibido en La Guardería. Sin embargo, una vez en acción no hay diferencia entre los voluntarios y los “reclutados”, ninguno tiene miedo, ninguno se echa atrás, para todos es un juego de combate, un juego en el que no se le aplican las mismas reglas que a los demás, un juego al que juegan para ganar.