Ir a contenido

Order Sergeants - Infinity: PanOceania Pack

$ 665.00

Una nueva caja de unidad de Infinity que proporciona todas las opciones de armas necesarias para estas tropas. Ahora ya puedes montar un Fireteam de esta Infantería Ligera en el Ejército Sectorial de Órdenes Militares de PanOceanía. Los Sargentos de Orden son tropas selectas, preparadas para apoyar las acciones de los caballeros panoceánicos.

Esta caja incluye cuatro miniaturas de metal de alta calidad. El complemento perfecto para el Starter Pack del Ejército Sectorial de Órdenes Militares.


Caja con

  • 1x Spec. Sergeant Hacker (Hacking Device) (Combi Rifle)

  • 1x Spec. Sergeant (Combi Rifle + AUXBOT_1)

  • 1x Order Sergeant (Heavy Rocket Launcher)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


Trasfondo

“Miles Christi” (Los Soldados de Dios). Divisa de los Sargentos de Orden.

Las Órdenes Militares cuentan con pequeños regimientos selectos de infantería ligera para apoyar las acciones de sus caballeros en combate. En tiempos de cruzada, estas reducidas unidades se nutren de voluntarios llegados de otros regimientos panoceánicos, que se ven atraídos por la acción, la fe y la gloria. Su estructura organizativa es la misma que la de cualquier otra unidad militar, con la salvedad de que el mando de una sección lo ostenta siempre un Padre-Oficial de la Orden. Los Regimientos de Hermanos Sargentos conforman un núcleo de veteranos experimentados que, a modo de hombres de armas expertos en alguna especialidad militar, refuerzan a las demás tropas de la Orden. En el organigrama operativo, los Sargentos Especialistas cumplen funciones de apoyo táctico o fuerza avanzada, según requieran las especificaciones de la misión. A partir de esto resulta realmente curioso ver a los Sargentos de Orden en los transportes, camino de la batalla. Los más creyentes, orando, y los más prosaicos, escuchando psicomúsica por sus implantes craneales. Todos atados a sus asientos acolchados de aceleración, afilando sus bayonetas y convirtiendo la bodega de carga en un bosque de hojas aguzadas y brillantes. En esos momentos previos al fragor de la batalla, los Sargentos sonríen con sonrisas pías que tratan de animar a los novatos, pero que, en realidad, ocultan a hombres ansiosos y dispuestos a pelear y matar tan pronto como salten del vehículo.