Ir a contenido

Military Order Father Knight (Spitfire) - Infinity: PanOceania Pack

Escribe una reseña
| ¿Tienes una pregunta?
Precio Original $ 360.00 - Precio Original $ 360.00
Precio Original
$ 360.00
$ 360.00 - $ 360.00
Precio $ 360.00
.

Los Padres-Caballeros son sacerdotes ordenados que han recibido un entrenamiento intensivo de combate y que destacan como tropas tácticas de apoyo y combate cerrado.  Armado con un Spitfire, es el refuerzo moral que necesitan los soldados panoceánicos para que las derrotas sean cosa del pasado. 


Blister con

  • 1x Father-knight (Spitfire)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


    Trasfondo

    “Deo Vindice” (Dios nos ha probado justos), divisa regimental de los Padres-Caballeros panoceánicos.

    Los Padres-Caballeros son el mascarón de proa de las fuerzas panoceánicas. Sacerdotes ordenados que han recibido un entrenamiento intensivo de combate y que destacan como tropas tácticas de apoyo y combate cerrado.

    En las fuerzas de asalto de las Órdenes Militares PanOceánicas forman el núcleo duro de tropas que sabe mantener la cabeza fría y sirve de apoyo a los caballeros emblemáticos. Desplegados junto a las fuerzas regulares, son el refuerzo moral que necesitan los soldados panoceánicos. Los Padres-Caballeros son pastores de hombres que saben cómo conducir a las tropas a lo más duro de la batalla. Les miran a los ojos, y con sus palabras incendiarias los convencen de que van a machacar al enemigo porque es lo que quiere Dios, porque es lo correcto y porque es lo que deben hacer.

    Y así ocurre. Con estos guerreros-sacerdotes al frente de las fuerzas panoceánicas, las victorias se confirman, y las derrotas se convierten en éxitos. En combate nada los detiene, porque son veteranos convencidos de que la tarea que se les ha encomendado es una misión santa para la que todo está justificado, incluso la violencia más extrema. Y por ello, a pesar de sus exhortaciones a través de los canales tácticos, su verdadera marca es el silencio. Porque cuando un Padre-Caballero empuña la espada y carga hacia el enemigo, éste se queda paralizado por el miedo y no puede ni gritar. De ahí… el silencio.