Ir al contenido

Kosuil Assault Pioneers (K1 Combi Rifle) - Infinity: NA2-Spiral Corps Pack

Agotado
$ 305.00
SKU CVB-280924-0548

Los Ingenieros Kosuil son expertos en tácticas de demolición y asalto, ¡un refuerzo muy necesario para los jugadores Tohaa!


Blister con

  • 1x Kosuil Minelayer (K1 Combi Rifle)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


Trasfondo

Notación en Lenguaje de Batalla Vaarso: En el Tridente Tohaa, a aquellas unidades que cumplen funciones especiales se les asignan denominadores numéricos del orden de los millares. Sin embargo, en la Numerología Neebab, la conjunción de ciertos números de significados poderosos puede tener connotaciones negativas. Este es el caso de Kosuil, el 7.040, que simboliza la discordia y la ruina, el abuso de poder, la insensibilidad, la grosería y la crueldad.

Cuando una sociedad se encuentra trabada en una guerra de desgaste que se prolonga durante años y que consume todos los recursos de su economía, siente que las opciones se van reduciendo al mismo tiempo que sus activos. De tal modo, hay poca voluntad de dedicar parte de esos menguantes recursos a mantener a los criminales e infractores del estamento militar encerrados durante años en prisiones donde no son más que una carga y un lastre. La solución del Tridente fue la creación de regimientos penales que pudieran sacar partido de estos despojos y soldados indignos, para que, al menos, resultaran útiles a la sociedad a la que habían defraudado. Y para rehabilitarlos también… en el hipotético caso de que lograran sobrevivir, claro.

El regimiento Kosuil, por su parte, es una unidad penal de ingenieros de asalto. Para su formación se buscó a aquellos reos que hubieran formado parte de unidades de asalto y primera línea, ingenieros y técnicos que hubieran hecho fortuna en el mercado negro, saboteadores y terroristas. Ninguno de ellos era un santo. Todos tenían un historial sucio que señalaba que serían eficientes en operaciones de sabotaje, destrucción y caos. Tareas para la que los mandos de operaciones especiales desconfían de los militares de carrera, que pueden resultar a veces demasiado rectos u honorables. Los Kosuil reciben un período de instrucción acelerado en técnicas de demolición y armas de apoyo. Por lo general todos los reos suelen desarrollar una rápida comprensión de la capacidad destructiva de su armamento. Un fenómeno habitual cuando tanto el soldado como el arma disfrutan de su trabajo. El Alto Mando sabe qué es lo que hace que esta unidad resulte tan efectiva, una verdad que resultaría incómoda de admitir ante cualquier civil. Los Kosuil pueden acometer las misiones más escabrosas. Son criminales, pueden ser enviados al infierno y no tendrán reparos de ejecutar las órdenes más brutales, al fin y al cabo, ya están contaminados. ¿Qué importa si delincuentes como ellos deben cruzar la línea? Los Kosuil saben que, para ellos no hay línea que cruzar, que para ellos no existe esa línea, sólo existen las órdenes recibidas y el éxito en su misión que es lo único que les permitirá recobrar su libertad y salir del infierno de la guerra.