Ir al contenido

Drone Remotes - Infinity: Combined Army Pack

$ 975.00
SKU CVB-280672-0547

Los veloces Zánganos del Ejército Combinado son unidades tácticas biorrobóticas semisentientes desarrolladas para ejecutar tareas de apoyo y ataque. Esta nueva caja incluye, además, la opción de Repetidor EVO no disponible anteriormente. Adaptados al nuevo diseño del Ejército Combinado, ¡los Zánganos son más temibles que nunca!


Caja con

  • 1x E-drone (Combi Rifle)
  • 1x T-drone (Smart Missile Launcher)

  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.
  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.

Trasfondo

Los Zánganos son unidades remotas de apoyo y auxilio en combate. Constituyen el brazo largo de los hackers de combate del Ejército Combinado, adaptando su diseño estructural a su función. El frente y los costados de los Zánganos están provistos de paneles adicionales de adquisición de datos. Mediante VudúTec, haces láser o pulsos tenues de microondas, pueden ampliar las señales de intrusión y cíberataque de los Hackers Tácticos del Ejército Combinado. Los Zánganos-M disponen de equipos de sensores extremadamente sensibles enlazados con “Ojos en el cielo”, satélites-espía de monitorización de las fuerzas enemigas, que les permiten realizar barridos continuos de la zona de combate. Para ampliar el radio de efectividad de los Hackers Tácticos y sus sistemas de ciberataque, el Ejército Combinado cuenta con los Zánganos-R, unidades más ligeras y rápidas que pueden cruzar el campo de batalla en unos instantes. El Zángano-Q, equipado con sistemas armamentísticos modulares, está concebido como una plataforma de apoyo artillado móvil. Los Zánganos-Q son unidades armadas de reacción, ideales para cubrir zonas de vigilancia o retrasar avances enemigos. Con los Zánganos-T el Ejército Combinado dispone de una plataforma de lanzamisiles guiados con los que cubrir su avance desde retaguardia. Gracias a los sistemas de guía de los misiles del Zángano-T, en combinación con los observadores de campo, no hay tropa enemiga a salvo en todo el campo de batalla.