Ir al contenido

Daturazi Witch-Soldiers - Infinity: Combined Army Pack

$ 870.00
SKU CVB-280660-0464

¡Novedad! Sí, esta caja de unidad de Infinity reemplaza a los blisters previos de Dāturazi, así que no son “totalmente” nuevos. Aún así, estos Soldados-Brujo han sido rediseñados y esculpidos de nuevo y resultan tan asombrosos que no podemos evitar denominarlos novedad. Los nuevos Dāturazi reflejan perfectamente el salvajismo y la violenta actitud de estos guerreros alienígenas.


Caja con

  • 2x Dāturazi (AP CCW)

  • 1x Dāturazi (Combi Rifle)

  • 1x Dāturazi (Boarding Shotgun)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


Trasfondo

Aparecieron tras el colapso de la Cuarta Era Morat, durante el Renacer Cuchillo, tras el contacto de la IE con la raza Morat, en el momento en el que el comlog–IE se convertía en la posesión más preciada de un ciudadano Morat. Se trataba de una casta militar de élite que se hacía llamar Orden de Soldados Dāturazi y que fue, probablemente, el primer grupo de soldados Morat totalmente equipados con comlogs de campaña. La disciplina Dāturazi trata de la integración comlog-mente, de modo que éste sirva de refuerzo y ampliación sensorial y de aumento de la capacidad de respuesta. Dāturazi es un arte marcial completo, desarrollado en torno al comlog. Algo inédito en la cultura Morat, que no había llegado a desarrollar ninguna técnica de meditación aplicada a la guerra. Los Dāturazi nacen como una casta de seguidores del dios Morat de la guerra, Cotoya. Sin embargo los Morat no son una raza especialmente religiosa, de hecho la Orden no es más que un modo de distinguirse dentro del ejército. No obstante, muchos jóvenes Morat se unen a ellos abrazando fervientemente la manía del combate cuerpo a cuerpo, o “Guerra Sucia” según las enseñanzas Dāturazi, que ensalza el combate cerrado, el enfrentamiento personal y el arrancar la vida al enemigo con las propias manos. La ceremonia de ordenación que tiene lugar tras completar su entrenamiento, justo antes de su bautismo de fuego, es tan brutal que ni siquiera los Morat se atreven a describirla.