Ir al contenido

Hussein Al-Djabel (Rifle + Light Shotgun, Viral CCW) - Infinity: Haqqislam Pack

$ 290.00
SKU CVB-280450-0320
-

Blister con

  • 1x Al-djabel (Rifle + Light Shotgun)

  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.
  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.

Trasfondo

No hay enemigo más letal que aquel que se presenta disfrazado de amigo” Doctrina Hassassin

Hussein Al-Djabel es un Fiday veterano, un asesino profesional y uno de los mejores Hassassin de la historia. Las puntuaciones obtenidas por Al-Djabel en los centros de instrucción de la secta en los territorios de Alamut aún no han sido superadas. Su reputación es legendaria y su profesionalidad intachable. Nunca deja una misión sin cumplir, ni un objetivo sin liquidar. Lo más terrorífico de la tranquila personalidad de este operativo es el frío desprecio que siente por la vida, tanto la suya como la de cualquier otro. Al-Djabel es un Fiday de la vieja escuela, de arma blanca y muerte pública y notoria: “Cerca, tan cerca que puedas saber qué es lo que ha desayunado tu víctima”. Ha caído en acción al menos tres veces, pero es tan valioso que el Anciano siempre ha querido recuperar su última grabación de personalidad y descargarla en un cuerpo nuevo. Como ejemplo de Fiday perfecto, la determinación de Al-Djabel es inquebrantable. Su lista de misiones es tan larga como tu brazo y muchas de ellas se estudian como ejemplo en las academias Hassassin. Una de las más famosas es la de la ejecución del Abad-Comodoro Ulloa. Durante las Guerras NeoColoniales, Al-Djabel estuvo infiltrado en una nave nodriza de la Orden de Santiago durante ocho semanas, aguardando el momento propicio para eliminar al Abad-Comodoro. Adoptó diferentes identidades, ninguna de las cuales fue descubierta, y que le permitieron acercarse a su objetivo sin despertar sospechas. Ejecutó a Ulloa ante toda su oficialidad y, en un alarde de destreza, logró escapar con vida de la nave nodriza. En la actualidad, la Orden de Santiago aún ofrece una jugosa recompensa por la cabeza de Al-Djabel y otra aún más generosa por la grabación de su personalidad.