Ir a contenido

Father Lucien Sforza, Authorized Bounty-Hunter (Viral Rifle + ADHL) - Infinity: NA2 Pack

Escribe una reseña
| ¿Tienes una pregunta?
Precio Original $ 275.00 - Precio Original $ 275.00
Precio Original
$ 275.00
$ 275.00 - $ 275.00
Precio $ 275.00
.

-


Blister con

  • 1x Sforza (Viral Rifle + Adhesive Launcher)


  • Este producto no es un juguete.  No está pensado para ser usado por personas de 14 años o menos.

  • Las miniaturas incluidas en nuestros productos se proveen sin pintar. También puede requerir ensamblado. Los componentes reales pueden variar de los mostrados.


Trasfondo

Cuatro impactos, formando una cruz. La marca del cazador de monstruos... Sforza ha estado aquí”

Davitz Torgavanov, oficial-inspector de la Securitate, extracto del caso 0074783929-CJ.

El Padre Sforza es un cazarrecompensas y aventurero único, que fue hombre de iglesia y que aún lleva alzacuello. Su rostro es largo, serio y pálido, con ojos negros, de mirada fija y penetrante. Su aspecto es imponente, emanando de él un aura de terror y respeto. Camina con pasos largos y elegantes, con todo el aspecto de un caballero asesino. Es un hombre educado, muy hábil y activo, pero marcado con el hierro candente de la desgracia. Si hubiera continuado la carrera eclesiástica hubiera llegado a ser un hombre santo, pero un santo sombrío y escalofriante. Sus ropas, armas y equipo se ven limpias, pero desgastadas por el uso. Todo su armamento está adaptado y personalizado, como el de un pistolero. El Padre Sforza es un cazador, un investigador y ejecutor, una figura casi romántica, con toda una leyenda detrás. Un auténtico profesional, eficaz y desapasionado, que reconoce el peligro de las reacciones viscerales, independientemente de lo placenteras que pueden llegar a ser. También es una de esas personas que, cuando muera, poca gente echará de menos. A lo largo de su carrera, Sforza se ha labrado una reputación temible, cobrando una cantidad extraordinaria de recompensas y cazando hombres e Inteligencias Artificiales escindidas por igual. La mención de su nombre aterroriza a proscritos y fugitivos, aunque en realidad, no se trata de una persona cruel. Simplemente, al igual que un tiburón, no puede evitar ser tal y como es.